Ajos Imperio Marketing Agroalimentario

La empresa agrícola SAT Imperio ha mostrado en la XLIII edición de la Feria del Ajo de Las Pedroñeras cómo conseguir el afecto de los clientes, dejando para ello a un lado el mensaje comercial, en aras de proporcionar una experiencia positiva en torno a la marca y los valores que le definen.

Uno de los valores diferenciales más importantes que puede trabajar una marca es el compromiso de sus clientes. Ante un mercado saturado, es necesario buscar argumentos que hagan a la marca destacar frente a su competencia, y situarse como una opción preferente, en la mente de los consumidores.

Así, su irrupción en el recinto de la Felia del Ajo de las Pedroñeras corrió a cargo del Bando del Ajo, un grupo formado por una simpática mascota con forma de ajo, acompañado por azafatas, que animaban a los visitantes a interactuar con el protagonista, a la vez que repartían sonrisas y merchandising corporativo por doquier. El impacto de esta acción de street marketing fue tal, que los asistentes no dudaron en recurrir a la cámara de sus teléfonos móviles, para inmortalizar el momento, pasando a formar parte ellos mismos de la acción.

Incluso la edición especial del programa Ancha es Castilla la Mancha, de La Mancha TV quiso dejar testigo de esta pintoresca iniciativa, recogiendo las declaraciones de nuestro “ajo”, respecto a su papel como actividad lúdica dentro de la feria.

Otra muestra de las inquietudes de esta empresa por hacer un marketing efectivo quedó patente en la ponencia que formaba parte del programa oficial de la Feria: “La internacionalización de las empresas agrícolas a través del marketing online“. Una exposición que llevaba el sello de SAT Imperio, y que estuvo a cargo de la representante de marketing de la empresa, Carmen Santo. En su intervención, la ponente dio a conocer las claves del marketing online, así como su aplicación concreta al sector agroalimentario. Este evento fue recogido en diversos medios, tanto especializados como generalistas, tal como muestran las imágenes que acompañan a este texto, en las cuales se destaca la figura de la empresa como ejemplo de marketing agroalimentario.

La marca Imperio estuvo presente durante el transcurso de la feria. Incluso la propia inauguración de la misma, siguiendo de cerca el protocolo de las autoridades, y el acto de cortar la cinta que permitía el acceso al recinto ferial. Toda la actividad se recogió en los distintos canales online y de la empresa, con el fin de extender la repercusión del mensaje, más allá de las fronteras físicas de Pedroñeras.

Definitivamente, fue una experiencia muy productiva y enriquecedora. Este tipo de acciones, desarrolladas “en vivo y en directo” incluyen un componente de imprevisión que le aporta realidad y cercanía al público objetivo. Alicientes que contribuyen a aportar originalidad e impulsar su repercusión.