usos del ajo morado

El origen del ajo, aunque no está del todo claro, se considera que viene de Asia. Los usos del ajo morado son numerosos, por lo que se ha ido expandiendo por el continente europeo con el paso de los siglos. Se conocía ya en Egipto, donde solían consumirlo los esclavos que trabajaban en la construcción de las pirámides. También en la India se considera prácticamente un fruto sagrado. Durante la época romana, los gladiadores lo consumían por su supuesto efecto afrodisíaco. Los navegantes y soldados lo incluían con frecuencia en sus dietas.

El ajo morado, se diferencia del blanco por una serie de características que lo hacen un producto sustancialmente diferente. En primer lugar, cabe destacar que el aroma del ajo morado es bastante más intenso que el del ajo blanco. Además, es algo más picante y tiene un alto contenido en alicina. Se trata de una sustancia que tiene poderosos efectos antibióticos e hipoglucémicos además de ser antioxidante. Ideal para la salud. En este post te contamos las principales propiedades y usos del ajo morado.

Propiedades del ajo morado

usos del ajo morado

La alicina, presente en el ajo y, especialmente en el ajo morado, tiene efectos antioxidantes e hipoglucémicos. Así, este compuesto, si bien no tiene valor nutricional alguno, sí que tiene efectos positivos sobre la salud del cuerpo humano. Al actuar como antioxidante, reduce sustancialmente la presencia de radicales en el organismo ayudando así a prevenir el cáncer. Además, sus propiedades hipoglucémicas ayudan a reducir los niveles de azúcar en el organismo haciendo que la dieta sea sustancialmente más saludable. Por otra parte, la débil aportación calórica del ajo lo convierte en un aliado contra el sobrepeso.

Usos del ajo morado en la cocina

Las recetas que se pueden hacer con ajo morado son prácticamente las mismas que pueden hacerse con el ajo normal o blanco. Se trata en ambos casos de un producto excepcionalmente bueno para la salud. Así, podemos optar por hacer pan con ajo (como entrante) o recetas como la calabaza rellena de espinacas, setas y ajo; el pollo al ajillo, las gambas al ajillo o cualquier revuelto de setas o tapa. Los usos del ajo morado en la cocina mediterránea son numerosos y es una fuente de sabor y de placer gastronómico que combina a la perfección con cantidad de ingredientes; por no hablar de que es un elemento fundamental del tradicional gazpacho andaluz.

Hay que tener en cuenta a la hora de cocinar el ajo morado que su sabor cambia mucho según lo consumas crudo o cocinado. Así, el ajo frito o crudo puede tener un sabor muchísimo más fuerte que en forma asada. Al asarlos, los ajos morados, igual que sucede con sus homólogos blancos, se vuelven más dulces haciéndolos aptos para cualquier paladar. Sin embargo, son muchos los que los prefieren en forma cruda o frita por su potente sabor.